lunes, noviembre 20, 2006

Huecos (y 2)

…Y claro que continuamos. Llegas mascullando entre dientes que este post debía estar ya escrito y colocado hace algún día, que los posts por etapas son un peñazo para los lectores, que la memoria es frágil, que de semana en semana se despistan, que no podrán o no tendrán tiempo de recobrar el hilo perdido, que Ariadna, que el Minotauro, que Teseo era un cabroncete con muy malas intenciones, que ya nos lo decías tú, que no podía ser, que demasiado jaleo… ¡Qué ricura! Si no anduvieras enfrascado en tus mil misiones de imprescindible refuerzo de la saturación de tu ego (enorme y fanfarrón, cómo no aprovechar la oportunidad de decirlo…) otro gallo te cantara, y más dulce afinación nos poseyera a nosotros, tus escribas a tiempo parcial y sueldo nulo, habráse visto, encima con exigencias… Así que a callar, que lo que hay es lo que hay…

EJEMPLO Nº 1
(Extraído de la ya famosa por mil motivos, todos ellos igualmente desechables, CARPETA POLVORIENTA)
(y 2)
Cuántas cosas se pueden llegar a juntar, pero basta una para reunirlas. Basta la aparición inesperada y el miedo a romper su encanto, que nos hace andar de puntillas y hablar en voz baja por si acaso. Los sueños habitan un mundo peculiar, hecho de conexiones excesivamente delicadas, frágiles: copa de cristal perfecto. El sueño del otro parece alargarse mucho más allá de nuestro alcance, se va sumergiendo en nieblas de futuro imposible. Llegamos a creer necesario interponer silencio entre los sueños para no dañarlos, para mantenerlos como son, con la ilusión de que se vayan colando poco a poco en la realidad, inmaculados, redondos, absolutos. Por fin, todo lo ocupa el silencio. Y el miedo. Y un disco. Y un libro: volvemos a ser aquellos que éramos…
Aquellos que fuimos. Con el estómago atenazado. Con las convicciones haciendo equilibrios a la pata coja. Con quince años para el resto de nuestros días…

La aparición inesperada… Cuántas habrá habido desde que escribiste ese texto, tal vez en una de esas tardes de siesta arrastrada, melindrosa y somnolienta, esas tardes que dejan el regusto de lo que se ha ido rumiando en cientos de entregas nerviosas, acaloradas… Intentos múltiples, insistentes, de mantener la ilusión del sueño intacto. Intentos candorosamente inútiles, deliciosamente ingenuos…
De todos modos: déjalo correr, cambia de tema, inténtalo de nuevo… Y deja de murmurar, que pareces un abuelo cascarrabias en plena crisis de inventos agotados, de imaginación despavorida, de silencios persistentes…

7 Comments:

Blogger Reaño said...

de los huecos, de los espacios vacíos, estaría hecha la utilidad... según Lao Tsé...
Pero, como dijo mi compatriota Mario Montalbetti:
"Lao Tse dijo: el ignorante habla, el sabio calla.
Si Lao Tse lo dijo, habló"

Benditas sean las palabras y las historias...

11:49 p. m.  
Blogger Marga said...

El hueco de los sueños y el silencio? calladita estás mejor, Marga... pero otras veces recuerda que los sueños suelen estallarnos entre las manos y no es malo cantarlos en voz alta, así los sueños sabrán que los sabemos...

Besossssssss en voz bajita, susurrante y de puntillas (for the fly)

10:37 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Sí, Reaño, y el no callar aunque la comodidad y nuestra propia paz nos pidan... ¡a gritos!... el silencio...

¿Para la mosca, Marga? ¿O para el vuelo? El idioma imperial tiene estas cosas... Control de seguridad para el vuelo de las moscas... que matan a cañonazos. La mezcla es estupenda: canciones en voz bien alta y besos susurrantes... ¡me apunto! Besos de esos, for the mosquito. Además, vuelo es flight, ¿no? My tailor is rich.

11:45 a. m.  
Blogger Rain said...

Entre el,hueco y un agujero negro, el universo podría estallar, con todos los sueños superpuestos y el ansia de los anhelantes y pobres poderosos
entretanto los que tenemos un poder diferente, dobde cabe la grandilocuencia, el silencio, la diatriba, las meditaciones, la rabia, imagineks...
entretanto algo hacemos, posiblemente inútil o sublime de extraña manera...

6:48 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Me alegra recibirte por aquí, Vir. Se te echa de menos en este constante hacer y rehacer huecos punzantes y toca-narices de todas las especies. Un abrazo muy grande.

4:32 p. m.  
Blogger MaleNa said...

Estas palabras son poesia pura.
Recorren añiles, sutilezas.

Estas..tus palabras, me dejan en silencio.

Besos redOndos señor de los mil sueños.

7:57 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Tu silencio, Malena, es el mejor de los halagos... ¡Pero que no dure demasiado! Sigue jugando con tus palabras y con tus imágenes: las necesitamos... Muchos besos redondos...

11:20 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home