domingo, septiembre 24, 2006

La Tribu

También existieron los tiempos de la Tribu. Érase que se era cuando a beber cerveza en la calle no se le llamaba todavía botellón, y los billetes de veinte duros se estiraban hasta lo inverosímil, calmando sed grupal y aspavientos colectivos. Tu deambular, entonces, se hacía razonable posibilidad de encuentros, risas y calle compartida, garitos frente a frente, derecha izquierda, entrasale de éste a aquél, de La Torna a Planta Baja a ver quién toca hoy, y siempre el apretujón, los sudores, los saltos y la música perfora-tímpanos con todos los acoples necesarios de micro, guitarra, baffles y cables pisoteados.
Tiempos aquellos en que la Tribu se desplazó en bloque (adheridos incorporados) y en etapas a San Sebastián, no sé cuántos Jazzaldia (Festival de Jazz, of course), y a ti, que te fuiste por tu cuenta, te costó dios y ayuda encontrarlos, tú y tu mochila dando vueltas por La Concha, para terminar durmiendo en el frontón de Anoeta, con los zapatos de almohada por si los manguis, y cientos de jipiosos por todos lados con parecidas intenciones. Aquella historia ya nos la contaste, en los tiempos de la primera Aurora, nada menos (¿1982?), y hasta hemos pensado en colgarla algún día por aquí, si la encontramos y nos atrevemos, quizá para sacarte los colores o para justificar tu larga ausencia, la gran travesía del silencio que el blog culminó en resurrección.
Cierto también que Aurora ejerció, en esos días de frenético escribir, libreta en tu macuto a todas partes, de lectora pendiente de tus progresos y ávida de cada palabra, Aurorita la fantástica que ya imaginaba futuros en forma de Obra Completa encuadernada en piel y primeras filas de estantes con tu nombre, a ser posible bien grande, delicadamente estampado en lomos, portadas, y solapas con biografía heroica y esta mujer que tanto me apoyó y a la que tanto debo… Fue así precisamente como nació su nombre, homenaje a la Aurora Bernárdez de Cortázar, y afortunado lema de amaneceres casi tan radiantes como el porvenir de Korea Zuche (supongamos que se escribiera así).
- Definitivamente, vas a volver locos a tus escasos lectores –si esto fuera la televisión, tu blog ya estaría fuera de la parrilla hace rato por falta de cuota. ¿Cómo quieres que sepan que ese lema, que Héctor recogió de una revista maoísta, iba a dar nombre (pero para eso aún faltaban un par de años) al grupo popero en el que tocaste la batería (realmente sólo en ensayos: eras muy malo) con Héctor mismamente y con Leandro y con El Ceporrón: “Es radiante el porvenir”.
- Os encanta reñirme. Pero bueno, de eso se trata, ¿no? Volveros locos a vosotros, a los lectores, triturar cada historia, volverla del revés, coserla con otras historias, para descoserlas después y pegarlas a la pared, echarles un bote de pintura, fijar encima un par de carteles, arrancarlos, y contaros cualquier tontería para que os vayáis contentitos a dormir, y a otra cosa, mariposa…
Debía ser enternecedor verte allí, en el mercadillo de artesanos, por ejemplo, en el puesto de baratijas que teníais los tres del piso para sacaros unos duros extras en Navidad, emborronando hoja tras hoja, más bien ajeno al ir y venir de gente, concentrado y con el encuentro vespertino con Aurora y su previsible atenta lectura como objetivo final, entre ceja y ceja y ceño de interesante arruga fruncida. Nunca después has vuelto a frenesís semejantes, nosotros lo sabemos en propias carnes de dignidad arrastrándose por los suelos : “cuéntanos algo, va, venga, sé bueno…”, y silencio, y eso fue en otra época, y no hay nada que contar que valga la pena, y hay que jorobarse, y bien que nos jorobamos, sí, bien que nos jorobamos… Quizá, entonces, todo fue culpa de esa primera Aurora: la furia y la contrafuria, la palabra desatada y el famoso mutismo enfurruñado, ese que sale en tantas novelas y en alguna que otra película de las que ya no se hacen.
Porque Aurora desapareció, porque tantas Auroras desaparecieron, y volvieron, y hurgaron en la herida siempre abierta y dispuesta a cirugías sangrantes, dolorosas, formativas: a base de bisturí inmisericorde aprendiste a callarte la bocaza, a administrar sabiamente silencios enervantes, dudas fantasmales, inseguridades de peter pan disfrazado de venerable anciano de la tribu… ¿La Tribu? No, esa Tribu no tuvo nada que ver con la distancia que te separa de aquellos tiempos, los del Advenimiento y Desaparición de la Primera Aurora (ADPA a partir de ahora), ni con el canoso gesto desvalido con que nos miras, y pareces querer decir… “Retírense, retírense, déjenme descansar un instante…Mi salud ya no es la que era…”. ¡Ha de ser el gin-tonic que te tomaste anoche con Sofía, que todavía anda girando por tu estómago y te recuerda antañonas ingestas masivas y barbaridades efectivamente tribales, ojerosas sin ninguna moderación, somnolientas a horas inadecuadas, definitivamente jóvenes y sin ningunas ganas de pensar en que mañana había que… ¿Pero es que había que hacer algo mañana?

12 Comments:

Blogger Marga said...

No, no había nada que hacer mañana y cierto es que tal vez este mañana tampoco tendría mucho más que hacer pero nos empeñamos en que sí, no sé si así nos sentimos importantes o más bien importados a un mundo distinto al de la tribu (o que yo no he crecido lo bastante? cachis!! nada de preguntas frente al espejo! prefiero tus cronopios, incordian menos...)

En cualquier caso me has dado una idea, pienso montar mis escritos a forma de collage y colgarlos por las paredes... con mis vísceras quedaría mejor pero me temo que las necesito y daría un poco de repelús a las visitas. Ya te mandaré fotos... jeje

Besossssssss resucitados, yepha!

2:32 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

¡Breve ha sido tu paso por las Asturias! Espero que hayas regresado recargada de efluvios verdes. Tu proyecto de collage salvaje parece indicar que sí...
¡Me has salvado la vida! Porque sin ti, este blog, efectivamente, se caería de la programación... Así que, egoístamente, ¡me alegro un montón de re-verte! Espero fotos, aunque sean mentales... Besos permanentemente desocupados...

5:20 p. m.  
Blogger Marga said...

Ey!! que no se caiga!!! que haría yo sin los cronopios? salvo ellos ya no hay nada libertario en esta gris ciudad (país, mundo, sistema solar...)snif!

Besosssssss reversibles

4:20 p. m.  
Blogger MaleNa said...

Cronopius que cosa! leo tu texto y el contexto es casi el mismo que escribiria yo o cualquier habitante de millones de ciudades mas (vos mucho mejor obvio)

La epoca donde me levantaba pensando en arte y me acostaba soñando arte.

Ser diferente era una consigna minutiana.

Mis caminatas descalza por Buenos Aires en busca de algun boulevard donde poder sentarme en el cordon de la verada y dibujar dibujar.

Graffitis en la pared.

Quiero mas.

5:52 p. m.  
Blogger MaleNa said...

NADA DE GRISES TODO COLOR EN ESTE ESPACIO CRONOPIUS ATEMPORAL!!!

BICHA LLENEMOS AL CRONOPIN DE COLORES, PASAME EL AEROSOL.

:) MULTITONOS EN BESOS JAZZISTICOS.

5:57 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Tranquila, Marga, no pienso irme a ningún lado... ¿Dónde mejor que aquí, ahora que Malena nos ha dejado (a mí y a esos que hablan en los textos) monísimos y bien grafiteados (mi sobrino veinteañero grafitero puñetero seguro que colaboraría en la faena, pero por motivos diversos...), radiantes y explosivos?

Malena, ¡visita doble! Y sí, las épocas peripatéticas, donde a falta de parises y puentes con bellos nombres y mejores perspectivas, nos llevábamos zapatos, piedritas, pies descalzos y sueños de aquí y de allá por nuestros Baires y Valencias cotidianas, mágicas ya sólo por ser las nuestras, en el recuerdo y en estos presentes tan rabiosamente prolijos, asentados, pero siempre deseantes.

Besos arcoiris para ambas (no os peleéis...¡tengo más!), y concierto disonante de músicas superpuestas... para los ratos perdidos.

7:41 p. m.  
Blogger MaleNa said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

11:46 p. m.  
Blogger MaleNa said...

Queridisimo Cronopio de todos los lugares, hemos evaluado tus decires y no decires, es decir tus sies y tus noes.

Marga y yo llegamos a la conclusion trascendental, que modificara tu vida de ahora en mas

QUEREMOS QUE FORMES PARTE DE NUESTRA EXCLUSIVA Y MAL PENSANTE GENERATION.

Bueno como aceptaste vamos a cursar el mail.

Te encantara!!! Bienrecibido.

Besos de las dos. :**

11:50 p. m.  
Blogger Paula said...

Cronopio, luego de la leer "La Tribu" debo decir que tengo tantas cosas que hacer mañana!!!! entre ellas, deambular, asombrarme con un encuentro e intentar hacer de mis relatos un texto "redondo", "trabajado"... lograr que esas mil piezas que quizás ya tengo colgadas en la pared de mi vida... sean coherentes dentro del caos y la belleza que éso mismo produce. Te dejo un abrazo!

3:46 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Malena, Marga, no sé qué decir, la emoción me embarga, los pajaritos cantan, las nubes se levantan, y debéis tener radar detector de respuestas inmediatas... En fin, encantado. Intentaré estar a la altura del honor que etc. ¡Sed convenientemente malvadas, ya sabéis! Besos saltarines

8:23 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Paula, me alegra que hayas recibido tan bien mi crítica. Sabes que está hecha con la mejor de las intenciones... Nos seguimos encontrando en deambulares caprichosos. Un abrazo

8:26 p. m.  
Blogger Marga said...

Ey, Cronopio, espero que no te hayamos puesto en un brete, imagino que tus clases y lios te dejarán poco tiempo...

Pero mientras caiga un chaparrón de vez en cuando bien vamos!

Besossssss convenientemente malévolos.

11:00 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home