lunes, noviembre 06, 2006

Hablar por hablar

Te acercas a donde nosotros con cara de duda existencial o póker mal jugado, y ya estamos queriendo adivinar que vacío de ideas y palabras, quizás por haberlas malgastado como sueles en lugares y ocasiones poco recomendables… Te diríamos que lo dejaras estar, que permanecieras callado sin más, pero justamente estas eran las ocasiones en que, en otros tiempos, nos entraban unas ganas terribles de vociferar, jurar en arameo, sanscrito, swahili o catalán, idiomas disolventes donde los haya (la mare que t’ha parit!), en queja con brazos elevados al cielo (santos, además de disolventes, los idiomillas mentados…), clamando por ese no tener nada que decir, o tener tantas cosas que no saber por donde empezar, pobrecitos, filosofía impotente de la mente en blanco y la vida en negro, con grises de plomo en las comisuras y cigarrillo siempre humeante…
Dejaremos a un lado la tentación de la carpeta pendiente, repletita de viejos mecano-manuscritos venerables, y nos centraremos en ti, ahora, presto a ocuparte en trescientas veintitrés cosas diferentes, todas ellas ajenas a nosotros, tus siempre pacientes compañeros de fatigas parlantes. Contar historias, regresar a los detalles, es una tarea ardua, que nunca se te dio muy bien y que raramente te apetece. Preferiste siempre la explosión rápida, el aquí te pillo aquí te mato de las impresiones fugaces y no siempre bien delimitadas: el arrebato, el fulgor del ya está, y qué tranquilo m’he quedao. Imposible retenerte para la composición minuciosa, para el bisturí de instantes, ideas y ocurrencias. Mejor ahí vamos, y ya pararemos cuando lleguemos al final…
Vale. Entonces… ¿Qué hacemos ahora? No hay nada nuevo. Nos miramos las caras. Arqueamos las cejas. Movemos la nariz, derecha-izquierda. Lamentamos no haber conseguido jamás mover las orejas. Mira, tú dirás lo que quieras, pero la novela de Vila-Matas no te está sentando nada bien… Casi diríamos que te ha removido los posos de los bla-bla-bla zumbantes, que ya creíamos disueltos en ácidos corrosivos de tempus fugit (y a toda hostia que fugit, quién lo duda, fugit que se las pela), y por eso nos vienes ahora con semejantes idioteces, memeces, sandeces…¿heces? A ver si la mezcla con Alatriste (la película) va a resultar fatal. La versión amateur de La Celestina que has ido a ver con tus alumnos de Bachillerato también ha debido hacer lo suyo… Pero no, semejantes sobredosis de…¿de qué exactamente?... no son nada extrañas en ti. Será que va a ratos, a momentos, o será que llueve, o será que sale el sol. Es el caso que decides que colocamos esto en el blog, y que ya nos apañaremos con nuestro prestigio (¡menos mal que no tenemos!) y con nuestra (des)vergüenza…

18 Comments:

Blogger Reaño said...

al final, aún queda la esperanza de ganar la partida con una mal as...
y si no, siempre habemus tiempo...

4:53 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

O mejor todavía, ganar con un dos más falso que las conciencias blanqueadas... Para lo imposible, también habremus tiempo, en futuros indescifrables... ¿O no?

5:41 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Todo es difícil y, generamente, frustrante. Saludos cordiales.

11:45 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Isabel, dicen que también hay días en los que todo es fácil y da gustito, ... Pero a lo peor es una leyenda urbana. Saludos y gracias por la visita.

11:13 a. m.  
Blogger Marga said...

Yo suelo jurar en godo o en onomatopeyas...

Y como tengo el día difícil (o era el siglo?) saco un tres y me voy pá las barranqillas... que no sé lo que es pero también es hablar por hablar...

Besossssssss zassss, catapum, scrufff (no, éstas son de buen rollito)

2:19 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

¡Catacroc y me voy a trabajar, Marga! Besazos de siesta...

3:14 p. m.  
Blogger MaleNa said...

la mare que t’ha parit!

me encanto este texto, es vulnerable, tocable.

Que estaba haciendo, que no venia a llenarme de tus palabras.

Sobes en lunfardo. :**

2:09 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

¡Ay, Malena, el tiempo y sus limitaciones! Veo que has captado bien la esencia de los idiomas sagrados... recollons!
chumos sobes

5:46 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

¡Ay el tiempo y sus limitaciones, Malena! Por cierto, veo que has entendido bien la esencia de los idiomas sagrados, ¡recollons!
chumos sobes

5:46 p. m.  
Blogger Común said...

Hola!!!!!!!CRONOPIO.

El tiempo y sus limitaciones, aquí en el medio de campo Argentino el tiempo pasa lentamente y es como si uno no envejeciera o mejor dicho envejeciera lentamente al ritmo de la naturaleza.

Gracias por tu escrito, es grato leerte.

Besotes de tiempo para todos.

8:58 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Sí, común, es la misma sensación del mar, o de los desiertos... Grandes besos, minuto a minuto

12:44 p. m.  
Blogger Norberto said...

Tambien es posible ganar haciendo doble lift. En la vida todo vale.

Saludos.

1:20 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Sí, Norberto, todo vale. El problema es que contra el tiempo, las trampas se nos hacen también enemigas... Un arazo.

6:15 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Por supuesto, Norberto, no es un "arazo" (eso debe doler), sino un aBrazo. Salud

6:16 p. m.  
Blogger Norberto said...

Es cierto, uno se acostumbra a todo o se hace carne de nosotros, y generalmente la costumbre hace que uno termine siendo así.
Te mando otro abrazo.

Saludos.

7:17 p. m.  
Blogger grandchester said...

Duro mi niño!
Duro si hoy te nace!

Que te queremos resentir
uno o hasta el par de Ases.

7:33 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Ay, grandchester, uno ya ni recuerda la última vez que vio un as...!!!! Aquí, sólo doses, y desparejados... ¡Juro que no es imposible!

12:08 p. m.  
Blogger Rain said...

Y tras de las palabras, de la construcciòn férrea y de las frágiles estructuras, está ese amor por las simples maravillas.

Grandes salutes.

6:26 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home