viernes, enero 18, 2008

Alicia y el tocino (por ejemplo)

“He vagabundeado mucho en otro tiempo, y ahora me siento imbécil y desilusionado. Pero no tengo la perversa creencia senil de ser más sabio que antes. Y además, espero que nunca sabré nada. Es un signo de decrepitud”.
Knut Hamsun

Jueves, 17 de enero
Aprovechas un hueco a las ocho de la mañana para hacernos un poco de caso. La última semana se te ha llenado de actividades y compromisos “sociales”, y apenas sí has podido buscarnos tras los famosos espejos de Alicias acechantes y con un nos tememos que poco deseable guiño de acompáñame y déjate de pamplinas, que la reina de corazones nos espera… Pero no ha podido ser, y has cumplido bien formalito con todo y todos, con la lengua fuera y el gesto adusto de quien sabe bien quién es y a qué le obliga la alta misión vital que tiene encomendada: buen caballero español dispuesto a cantar su himno si ello fuere necesario, y a usar el difunto futuro de subjuntivo con envidiable soltura siempre que el guion lo requiera y la ocasión (calva, of course) sea debidamente delineada y, con cuidado, con toda la gama del arco iris coloreada, amén.
Pues eso, que ni medio minuto para explicarnos la famosa sensación de que te repites (jurarías que la historia de la absenta del post anterior ya la habías contado) y de que las tentativas alocadas de buscar una orientación, un “destino”, te llevaron en su momento a estos quehaceres perfectamente organizados, que rellenan tu tiempo y justifican su transcurso sin más, mientras que en los instantes de respiro te sigues preguntando ubi sunt, ubi sunt todas aquellas cosas que tenían que cambiar y jamás cambiaron, Alicia, jamás, madre-hija-diosa de los trans-espejos, ¿por qué nos has abandonado? (Trueno de efectos especiales al fondo, como regüeldo salchichero de cambios climáticos o reprimenda del dios Carroll, del dios Braunsen de Onetti, creador de todos los mundos asfixiantes con colilla entre los dedos o pendiente de labios secos, agrietados…).
Y así disfrutas ahora con nosotros, barroquizando tu pausa entre: clases, preparación de viajes diversos, obras en la casa, final galopante de la convalecencia de Sofía, ensayos acuciantes (tu obrita escolar se estrena en febrero), regreso a todos los teatros que en la city son y alguna que otra ocupación inconfesable, sin decir nada por si acaso ni de rebajas ni de cuchipandas con los amigotes, que das por descontadas, amortizadas, suculentamente deletreadas… Aún tendremos que agradecerte el detalle, y disculparnos por meterte prisas, pobrecito. Y es que la velocidad y sus tocinos son muy malos consejeros…

7 Comments:

Blogger Margot said...

Qué jodío!! en esas estamos todos: en los pocos tiempos de respiro preguntándonos por aquellas cosas que debían cambiar y jamás lo hicieron... por eso nos permitimos pocos respiros y sobre todo para no preguntarnos la peor: es probable que cambien ya?

Ays, Alicia!

Un besote con panceta!

11:00 a. m.  
Blogger Reaño said...

Entre pausa y pausa, entre respiro y escanciar con los viejos amigos, sin creer en el sabio-viejo-marinero de Cooleridge, entre hadas de ajenjo o sus similares, vayamos escogiendo los momentos donde la vida no ns puede meter mano y estamos, realmente, tras el espejo.
Un gran abrazo camarada!

12:45 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Pancetita entreverada, Marga, para las velocidades: probablemente sea lo mejor, sí señora. Así que respiremos: besazos bien oxigenados.

Escanciar no es tarea menor, reaño, y a ella nos aplicamos jubilosos en casi todo tiempo y lugar. ¡Para eso siempre hay respirillos! Grandes abrazos.

6:20 p. m.  
Blogger Isa S.B said...

¡Buff! El tocino 'pal cocío' y la velocidad para los jardines (que diría mi admirado Tizón, Eloy Tizón) y entre caldo y caldo, el tiempo de unas letritas para el sopicaldo, no vaya a llegarnos la niña Alicia con hambre y se nos vaya sin la Dama de Corazones al otro lado del espejo.
Saludos, como de costumbre, un placer.

9:07 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Isa, suscribo todo lo que dices, faltaría más... El placer, ya sabes, es compartido

11:18 a. m.  
Blogger IndeLeble _ Ali said...

Y sí a llegado la no tan niña Alicia y me voy con tu tocino al otro lado de donde ? Mi nombre me parece que es ya un karma , seguro sí ya lo descubrí , un poco tarde ...Aunque dicen por ahí que nunca lo es :)
Besis Cronopio .

11:36 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Vente, ali, se está bien calentito al otro lado de cualquier sitio... Besos descabezados.

6:25 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home