jueves, mayo 21, 2009

Punto de vista

Viernes, 15 de Mayo
Hubo un tiempo sin gafas para leer. Los objetos delimitaban sus volúmenes con precisión oftalmológica, y el pulso nos temblaba todavía a ritmos sincopados. Apaciblemente, tomábamos nuestro lugar sobre las rocas de la escollera del puerto, y contemplábamos durante horas el vaivén del oleaje, a la espera del suceso transformador. Ni falta hace decirlo: jamás hubo tal.

Corta, pega: imagen y objetivo. Aurora se adueña de nuestro punto de vista, y nos exige ser ella quien mire. Sus remilgos de niña malcriada (la conocimos con 17…) toman la vez, y trazan la ruta del despiste, que culminará, quizás, en aquel reencuentro tras consejo de psiquiatra-sexólogo bastante sospechoso. Aurora sedujo a Enrique, de nuevo, entonces, e ilustró fantasías hasta ese momento negadas. Después salió corriendo. Su sexólogo de pacotilla le puso nota, y Enrique conoció su nueva etiqueta de osito complaciente, que arrojó de inmediato al tacho de basura más próximo. Como se ve (porque se ve, ¿no es cierto?) Aurora no consiguió arrebatarnos el foco, y nuestro inexcusable lado masculino siguió ganando cada batalla post-mortem por la voz y el desconsuelo.

Insiste Aurora… “¡Yo quiero!” Quiere, seguramente, volver a llegar a tu casa de madrugada, para contarte con pelos y señales su lío playero con un amigo tuyo que tenía coche. Quiere, seguramente, volver a deleitarte con cada detalle de las dificultades que supone adaptar los cuerpos a los recovecos de los asientos…

Jueves, 21 de mayo
Nos interrumpen justo cuando estaba tan interesante… Así que, casi una semana después, decidimos, nosotros y tú, de común acuerdo, que ya seguiremos otro rato y que, sin duda, tomaremos cumplida venganza, retando a Aurora, desde este lado del espejo, a un duelo de historias de filos cortantes…

4 Comments:

Blogger Isa SB said...

Me muero por ver ese rero dede el otro lado del espejo.
Un abrazo.

9:01 p. m.  
Blogger Margot said...

Quién ganará el duelo? Ummm, o suponemos que bastará el reto?

No sé yo, mira que las malcriadas de ida y vuelta (y vueltas, mira que dan vueltas las jodías) tienen un poder omnívoro, el mismo que el osito complaciente les concede...

Pero aquí estaré esperando esas historias con filo.

Besos romos!

10:17 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

El problema delo otro lado del espejo, Isa, es que ya todo ha sucedido de este otro lado... O sea, que todos esos retos ya los perdimos hace tanto tiempo... Abrazo gordo.

4:15 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Marga, esta malcriada en concreto solo volvió esa vez, después desapareció, fundida en otras muchas (o pocas, tampoco es cuestión de alardear...) Auroras en absoluto intercambiables. Eso sí, ella fue la primera, y costó arrancársela de la pelambrera osil... Besos con punta cosquilleante.

4:17 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home