martes, junio 10, 2008

Hambre, Consumo y Filosofía

Martes, 10 de Junio de 2008

Hoy la libreta húngara va a reiniciar su sección cascarrabias, largo tiempo interrumpida. Así es que me la traigo a la cocina (sólo son las ocho y media de la mañana, pero estoy preparando ya la comida del mediodía: unas judías verdes con jamón) y comienzo con furia cegata (no me he traído las gafas) a largar por esta boquita que ya hubiera querido darme dios (a ese que le den, calentando motores, que se dice…)
Todo empezó seguramente con la vergüenza de la Conferencia de la FAO para la alimentación. “Oh, cielos, acuden dos dictadores, uno negro y otro moro, me indigno, me indigno y me indigno…”, clamaban en las norticias occidentales, ante la amplia sonrisa comprensiva (los estiramientos faciales no le permiten otro gesto…) del gran demócrata y perfecto huésped, Berlusconi. Delegaciones trajeadas y guardaespaldadas, que han consumido presupuesto suficiente en esta “cumbre” como para solucionar de verdad más de diez, y más de cien, problemas “reales” le han dado al pico y a la hipocresía todo lo que han podido, a costa nuestra y de los presuntos beneficiarios: ¿de qué se reían en sus maravillosos encuentros “salvadores”? Es genial: enormes cuchipandas en honor de los desheredados del mundo, gran carcajada en sus mismas narices…
Pero nos hemos olvidado pronto de eso: ha llegado nuestra Gran Supercrisis. Los transportistas (malos, malos y malos…) hacen huelga, los pescadores hacen huelga, todos corremos al Carrefour más cercano, carrito en ristre, para no quedar “desabastecidos”, y aprovechamos para llenar el depósito de nuestros flamantes automóviles (y el bolsillo de los especuladores…). Pero…¿estamos ya definitivamente locos? Con lo que hay en mi casa ahora mismo (y hace una semana que no vamos a la compra) subsisten veinte familias africanas durante tres o cuatro años enteros… ¿En qué narices nos hemos convertido?
Penúltimo asunto, no quiero ponerme pesado. Sindicatos de profesores y Asociaciones de Padres y Madres han convocado manifestaciones en defensa de la escuela pública, y contra las “genialidades” pedagógicas de la Administración autonómica (recorte en el temario en Educación para la Ciudadanía –la homosexualidad, por ejemplo, no existe en el Levante Feliz-, que se dará en inglés y que se podrá aprobar con un trabajito “dirigido” por el papá del “niño” –las mamás de esto no saben-; eliminación de horas de Filosofía en Bachillerato…) para hoy, a una hora perfecta: en medio del partido de fútbol de la Eurocopa, España-Rusia. Entre eso y la lluvia, vamos a ser diez…
Lo mejor de todo: la perfecta división. Camioneros por un lado (también divididos: autónomos y asalariados), pescadores por otro, profesores de filosofía por allá (¡han llegado a plantear cambalaches horarios con Religión para no perder horas –lo “pedagógico”, como se ve, por encima de todo-, en vez de pedir de una vez por todas que Magia y Hechicería –parecemos Harry Potter- desaparezca del programa…), consumidores a lo suyo…
Pero eso sí: Berlusconi y los suyos nos salvarán del hambre, la miseria y de toditos, toditos los males…
¡Pero qué asco, dios suyo, qué asco!

De propina, un mini-texto del 92, sin fecha, que hasta parece que viene al caso…

Ser preso en la gruta del doble rostro,
clausurado. No sólo el silabeo liberará
puertas de huida, ni rayos ilusorios luminosos,
ni soles de revelación henchida
de saberes a ciencia cierta recitados,
en perfecta armonía de mentira adivinada,
de acecho encarnizado y consecuente.
Asedios.
Ingeniero de desvío y refugios
en calma de horas bienpensantes.

9 Comments:

Blogger Lena said...

Es terrible.

Ayer en la tarde, porque vivo en otro mundo, me enteré del tema de la huelga.
Y cuando vi a la gente desesperada por consumir me entró un ataque de ansiedad de antología.
Esa deseperación me trajo recuerdos de cuando vivía en otro país, de las bolas, los rumores, los estantes vacíos, la gente acumulando...allá lo normal eran tener más de dos congeladores, siempre repletos. Y bidones de gasolina. Y tanques de agua.
Depronto sentí que aquello volvía y entré en pánico, con ganas de esconderme sin saber dónde.

El relato del avión parte de una realidad que viví hace muy poco en el trayecto Madrid-Copenhagen. Histeria similar. La gente que reclamaba comida había comido mientras esperaban para embarcar.

No entiendo.

La cumbre es la desesperanza, el horror a lo que viene.

Que bueno entonces que seas ingeniero en desvíos...a lo mejor encuentras un camino.

Y si no, un escondite.

Abrazo, Cronopio forty four.

10:41 a. m.  
OpenID elshowdefusa said...

"Pero…¿estamos ya definitivamente locos? Con lo que hay en mi casa ahora mismo (y hace una semana que no vamos a la compra) subsisten veinte familias africanas durante tres o cuatro años enteros… ¿En qué narices nos hemos convertido?"

Muy bueno esto, Cronopio.
Un beso.

12:24 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Lo que viene, lena, se lo estamos enseñando a nuestros descendientes... A ver si mientras tanto encuentro el desvío... ¡Te avisaré! Un abrazo.

Ay, fusa, más que bueno es terrible... Besos.

12:42 p. m.  
Blogger Isa S.B said...

Malos tiempos,muy malos, parece que nos empeñamos en sembrar malos ejemplos y luego nos quejaremos...
Una delicia tu micrtotexto.
Un abrazo.

7:09 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Isa, nos quejamos continuamente, pero parece que siempre nos quejamos los mismos... Un abrazo.

4:45 p. m.  
Blogger Laluz said...

Por un momento pensé que vivías en Argentina...es que describiste exacto lo que está pasando aquí ahora!!!
Será la globalización???

5:18 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

A veces es la globalización, laluz, pero me temo que el problema en Argentina es mucho más de fondo, mucho más real... Aquí también hay problemas reales, pero la histeria de la clase media, mimada y egocéntrica, es mucho más grave... Un abrazo.

8:11 p. m.  
Anonymous Fusa said...

Sí, intento escribir todos los días. Unas veces mejor que otras, pero intnto todos los días dedicarle un momento a la escritura. Tener un blog me obliga, de alguna forma, a hacerlo con regularidad... la pereza y el descuido acaban con todas mis ideas de diario.

Un besazo, Cronopio.

8:14 p. m.  
Blogger Lena said...

Te contesté a tu correo...

Pero por si no lo lees, te contesto también por aquí...

Gracias por tus palabras de apoyo.

Un abrazo, Forty Four

6:32 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home