martes, junio 03, 2008

Mesas y Preámbulos


3-6-2008
Has girado la página de, por supuesto, la libreta húngara recuperada. Es un poco incómodo escribir de este lado, por detrás: tu mano tropieza con el centro del cuaderno, la página (¡aún está muy al principio!) se comba y ofrece una superficie inestable…
Vas a fotografiar la mesa del estudio. Es la misma sobre la que escribiste el final del texto del post anterior que vas a copiar ahora (era muy largo…). Crees recordar que la compraste en el 88: una inmensa mesa de oficina, que embutiste en el mini-estudio del apartamentito de la calle Borrull, en el centro de Valencia: cuarenta metros cuadrados en un edificio rehabilitado (¡30.000 pesetillas de las de entonces, cuando tu sueldo de profe novato no llegaba a las 100.000!), con una terraza estupenda que los gatos del barrio realquilaron a placer y los falleros llenaban de cañas de cohete a fecha fija, con la torre de la Iglesia de San Sebastián y sus simpáticas campanadas permanentes, y con la ventana de tu habitación a menos de cinco metros del autobús que hacía retemblar todo el edificio a su paso, donde existió Isabel y donde tantas cosas fueron…
La vas a fotografiar y quizás en la foto aparezca su sombra alargada en el tiempo, sufrimientos de desármame y vuélveme a armar en los tres o cuatro traslados que ha padecido, reumas vigilantes y suave resistencia a tu peso en desconsideradas sesiones de escritura y, tantas veces, sandeces de pecado juvenil y podredumbres nobles del adulto que se supone que eres, tantas veces…
Homenaje pues a la mesa, y a lo que debía venir tras el PREÁMBULO, y quién sabe si vino, quién sabe….

24-12-92

PREÁMBULO
Cuando una frase definitiva queda,
al hilo de la búsqueda,
sobre el tapete,
o una canción estudiadamente envejeciendo
de los Smiths
tal vez para la cita.
O en tanto, tanto da, que de rosa
lo que queda
de ciertas reflexiones al respecto.
A INTERRUMPIR
.
.
.
En el grano aparece el artilugio
dispuesto para la delicada
operación y vivisectores, hasta la fractura
de la voz.

En el el cielo del razonable estímulo
necesario,
o la volea también, eso es, definitiva.
.
.
.

Y dijimos: llovía sobre la ciudad,
resbalaban las aceras, yo aprendía
a conducir el viejo cacharro
de mi padre: un coche, por otra parte,
en perfecto estado y con no demasiados
kilómetros.
Carretera de Cintra,
también.
Hemos llegado al principio del objetiovo, que es el de siempre, entre las brumas del Capudre y una olla de ancas de rana.

Falta el foco cenital
y que no nos desvíen, recordémoslo, del puntito en el centro
de la diana,
porque es un arrebato efímero que concluye
con la puesta de largo del sol y los envases
vacíos estallando en el contenedor del vidrio una mañana de domingo,
en chándal y con tacones,
con los perros que ladran cuando pasamos
por delante, dulce ambiente familiar.
.
.
.
Reduzcamos a tiernas poéticas de academia
este asunto de psicópatas armados por la ley del embudo.
Entre muslos ajenos correrá la tinta,
y tal vez hagamos una película, que tampoco estaría
nada mal.

16 Comments:

OpenID elshowdefusa said...

Hola,

Soy Fusa (quefinura.blogspot.com). Estoy de mudanzas a otra casa. Sin vecinos ni miradas entrometidas. Te sigo desde allí :)

Perdonad el mareo.

En cuanto acabe de decorar mi nuevo hogar, te leo encantada.

12:30 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

De acuerdo, Fusa... te espero impaciente

2:14 p. m.  
OpenID elshowdefusa said...

Esa mesa nació en tu despacho el mismo año que yo vine al mundo. La diferencia es que ella sabe mucho más que yo... y seguramente sabe escuchar y guardar secretos. A mí lo segundo me cuesta un poco más...

http://elshowdefusa.wordpress.com/
Ahí te tengo avecinado a la comunidad, otra vez :)

4:50 p. m.  
Blogger Margot said...

Uggg igual de grande que mi mesa pero la tuya mucho más ordenada!!

Un buen homenaje a las asentadoras de codos y pensamientos esquinados... seguro que se siente halagada.

Escapadas al volante con psicópatas embutidos y en búsquedas que terminan en películas? Ey, tú pones las palabras y yo la imaginación...

Besos sin preámbulos!

5:59 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Lo de los secretos, fusa apenas tiene importancia... ¿Para qué están si no? Creo que mi mesa estaría encantada de conocerte, os presentaré uno de estos días. Espero que estés cómoda en tu nuievo lugar...

En realidad, Margot, no había psicópata, si quitamos a Pessoa y las cazuelas de ranas en La Fuente de la edad, de Luis Mateo Díez, pero un poco así me sentía yo al volante del ford viejo de mi padre... Es que me saqué el carnet tarde, en el 90, y ya se sabe... Besos después de todos los preámbulos..

6:41 p. m.  
Blogger Común said...

Hola!!!!!!!!!!!
Repetiré hasta el cansancio, (espero que sea el mió y no el tuyo, jijiji), me haces pensar cada vez que estoy aquí con vos.
Te imagino en una gran ciudad, y yo aquí en el medio del campo, te imagino con mucha cultura y yo aquí siendo una persona común, te imagino en otro mundo y que en este pequeño momento, por un instante se unen estos dos mundos y se desprende de este encuentro lluvia de estrellas que iluminan a otros seres.
Cada día de nuestras vidas es una pagina en blanco, que debemos ir escribiendo hasta el final.............

Un besote y a brazo de oso.

7:11 p. m.  
Blogger Reaño said...

Una buena mesa de trabajo, como para derrapar con The Smiths mientras transcurre el tiempo o como prefiramos llamarlo.
Un abrazo, camarada!

9:32 p. m.  
Blogger Laluz said...

No pude evitar el tan trillado comentario en mi interior: "si esa mesa hablara"...
Me gusta ese sitio, tiene personalidad
Besos

2:05 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Hola común. Yo también te imagino a ti en el campo, con toda su dureza y también toda su belleza... me alegra verte por aquí. Un beso.

¡Compañero reaño, apareciste! Un gran abrazo, por entre las fisuras del tiempo, y con música siempre...

No sabes lo mejor, laluz: ¡Habla! Menudas conversaciones nos echamos... Un abrazo.

8:05 p. m.  
OpenID elshowdefusa said...

Es cierto. Y no hace falta estar loco para escuchar voces. Están también los recuerdos, la inconsciencia, la nostalgia, la melancolía... a mí todas las que digo ahora no me hablen, me gritan. Soy como una nostalgia andante.

Un beso, Cronopio.

10:53 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Gritos de nostalgia andante... Síntomas preocupantes, que diría la de la bata blanca... Besos, pues, para todas.

8:01 a. m.  
Blogger Isa S.B said...

Que no se descentre el punto de la diana, entre armes y desarmes de una vida de emigrante profesional (la mía) es todo un reto pero sobre todo un lujo cuando se consigue inmovilizar a golpes de letras.
Un abrazo y una disculpa por mis silencios(la clepsidra se empeña en ahogarme).

9:16 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Disculpada, Isa. Ya se enterará la clepsidra esa, ya... Un abrazo.

5:14 p. m.  
Blogger Lena said...

Linda mesa...mucho más ordenada que la mía....

Cintra y the smiths...no se puede pedir más...

bueno sí, tal vez que me escriban un poema en un muslo...

jaja

Besos

8:36 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Bueno, lena, no me provoques, que sería muy capaz... Besos.

9:56 a. m.  
Blogger Lena said...

JAJAJAJAJA
JAJAJAJAJA
JAJAJAJAJA!!!!!!!!!!!!!!!!

10:33 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home