miércoles, mayo 07, 2008

Letanía del Autosilenciado (Versión Feliz Levante Español)

El silencio, la mejor de las coartadas.
La voz que nunca fue.
La que quedó de puertas adentro, doble cerrojo, nada.
Salón de sílabas perdidas, de afónicas disculpas premeditadas.
Excusatio non petita, evidente culpable, la callada por respuesta.
Quieres trabajar sobre el silencio necesario en la selva de los media apabullantes, pero te vuelves sobre el silencio desastroso de lo no dicho por abulia inmisericorde…
Silencio.
Se rueda.
Se gira.
Se muge o se berrea.
Silencio de disco antiguo, rayado, cabezón y monserguero (elocuente neo-palabro).
Silencio.
Cierra la bocaza, abre la muralla y cómetela: atracón de cántico generacional, progre trasnochado de los mayos y los sesentayochos ahora bien machacaditos por la moda encorbatada y las sotanas eternas de pasarela permanente y vigencia indiscutida.
Silencio.
Y que les den.
Y que ladren lo que les plazca,
con su estreñimiento de cilicio en bandolera
subvencionado por los sueños que fueron
nuestros
(y ya os jode, cabronazos, ya…),
nuestros.
Que nos quiten lo bailado, lo follado,
lo fumado. Que nos lo quiten.
El pasado ya pasó.
Y el presente… Las playas, bajo los
adoquines, se llenaron de torres de
apartamentos. Ya no es nuestra, la playa.
No la queremos.
Que os aproveche.
Que los sueños de Fórmula I y permanente Gran Evento se os atraganten y la Ópera os devore los entresijos y os acogoten los reflejos de oropel y bisutería.
La Historia es vuestra.
Y la ciudad.
Y nuestros barrios.
Tomadlos, devoradlos, defecadlos…
Sobre vuestra mierda los miserables os morderán la polla chorreante, el coño incorrupto de Santa Rita, Rita, Rita…
Sobre vuestra mierda los miserables reventarán, grano de pus, y todos los inmigrantes buenos comerán paella y se harán falleros para que os corráis de gusto y descorchéis todos los Möet Chandon de vuestros triunfos sin igual y vuestros Ebros infinitos.
Silencio.
Sólo silencio.
Todo el silencio.
Desperdicio de exabruptos genialoides.
Tomad y quedaos también con la palabra.
Nos ha de bastar con el silencio.
Infinito silencio.
General silencio.
Silencio.
Sólo silencio.

7 Comments:

Blogger Margot said...

Pues pensaba quedarme en silencio, por respeto a tu final y argumentos pero... no hay manera, ays de mí!

Va, sólo aplaudo bajito y mastico mi silencio desde una esquina, la letanía de la versión feliz centro español, tan calcada a la tuya. Y me trago el nudo de asco y asfixia.

Un beso susurrado y limpito.

8:53 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Bajito, bajito, que no nos oigan... ¡Hasta el aullido final! Besos rondando a la luna llena... ¡Auuuuuuu!

4:41 p. m.  
Blogger Laluz said...

No, con la palabra no. Que no nos saquen la palabra! Sino...desapareceríamos?

6:32 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Bueno, laluz, a veces vale la pena guardar la palabra para cosas realmente importantes... Hay demasiado ruido ahí afuera: un buen silencio, una buena dosis de indiferencia ante tanta tontería serían, de vez en cuando, muy saluidables... ¿No te parece?

3:58 p. m.  
Blogger Isa S.B said...

¡Upsss! Yo que andaba silente estos días... regreso con la palabra cargada de bocas y ¡zas! bofetón de silencio que me sirves en bandeja, sin Moët 'ni ná' así a palo seco, para que se me seque la palabra.
Será que el conticinio se apodera sigilosamente de nuestras vidas...
Un abrazo.

5:46 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

¿El conticinio, Isa? Me dejas perplejo. Pero nada, yo calladito, por si las moscas... ¡Y corro a escucharte! Besos.

9:04 a. m.  
Anonymous Lena said...

Silencio por abulia...

Cuántas veces....

(Yo nací ese mayo.)

7:40 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home