miércoles, marzo 14, 2007

Manuscrito perdido y encontrado


Es el caso, nos recuerdas AHORA, que siempre fue como “de buen tono” decir algo así como que Rayuela no era más que una simpática estafa literaria. Has vuelto a leer esa afirmación recientemente, así que querrías que este post enrevesado se constituyera en modesto guiñote con mucho disimulo y palmaditas en la espalda descerrajada de la risa del tío Julio, que no está el campo para puertas ni las meninges para desagravios ofendidos. Es el caso, insistimos, que es precisamente AHORA cuando nos sugieres que escribamos que, al fin, esta mañana encontramos el manuscrito que algunas líneas más abajo decíamos AYER que habías perdido. Se te ha ocurrido que tendría su aquel incorporarlo al post antes de avisar AYER de su pérdida y después de recordar HOY que fue recuperado. Creemos que es sólo por joder, pero mira, nos hace gracia tu idea, y allá vamos. Por supuesto, el texto recuperado fue escrito ANTES DE AYER. Este sería un buen ejercicio para repasar la conjugación española: añado ahora lo que escribí antes de ayer , aunque ayer dijera que lo había perdido. No podría hacerlo si no lo hubiera encontrado.

I
Los estímulos exteriores te están llevando, en los últimos tiempos, a acentuar tu tendencia al mal humor, al exabrupto, a la maldición gitana (¡racista!), al acceso de cólera malpensante, al dolor de estómago mental, a la rabia impotente… Proseguiríamos la lista, pero nos detienes con mirada verdaderamente furibunda y nosotros paramos, callamos, asentimos. Es cierto: todo lo contamina la sandez, la ignorancia alegremente exhibida, el deseo manifiesto de dar gusto al vulgo, bien educado para sentirse orgulloso de que, al fin, el “sentido común” haya impuesto la burrera ególatra, el sentimentalismo barato, el instinto primario del dominio del más fuerte, la beatería santurrona, hipócrita, el olvido de todos los errores, la memoria de todas las tradiciones simiescas…como valores a fomentar y a poner delante de todos los demás. ¡Bravo!

II
“Caso” De Juana Chaos. Condenado por Delito de Opinión, tras cumplir pena por Asesinato. Griterío endemoniado, vacío de argumentos. Ley de Partidos: restricción de la supuesta “Democracia” que elimina de un plumazo a miles de ciudadanos votantes. Poder Judicial: chalaneo abiertamente admitido y publicitado. Si alguna vez hubieras sido “demócrata”, al estilo de los que a sí mismos se proclaman como tales, estarías asqueado. Afortunadamente, siempre negaste serlo, jamás quisiste entrar en el mismo saco que los sonrientes triunfadores que ostentan cargo con relojito de oro bien visible y untuosidad curesca siempre a mano… Si ellos son “demócratas”, tú no, así de sencillo.

En el momento de decir esto, andabas preocupado por lo excesivamente localista de las anécdotas motivadoras de tanto cabreo, pero ya habías decidido no intentar explicarlas… ¡Eso que se ahorran los que las desconozcan! No tenías muy claro si debíamos publicarlo o no, pero la sucesión de casualidades-causalidades arriba comentadas con evidente intención de confundir al benevolente lector han precipitado la respuesta. Atención a la variación sobre el mismo tema del bloque siguiente, que, naturalmente, fue escrito AYER cuando pensabas que habías perdido lo inmediatamente anterior. Llevas varios días escuchando scats de Ella Fitgerald en tu desplazamiento en coche al trabajo, así que cualquier semejanza con lo posiblemente jazzístico está más que justificada, y además quedas maravillosa y cronopiamente (juliescamente, más que nada) ilustrado y culturizante. Sí señor.

Deberías concentrarte en lo que quieres hacer, pero te despistan las mismas cosas de siempre: jugueteos descontrolados sobre el teclado, saltitos aquí y allá que se te llevan de nuestra vera, verita, vera… Tardas en regresar, y cuando lo haces ya eres otro, eres el de varios minutos después, el de varios siglos antes, a veces, mostacho y barba enhiesta de bucanero despistado… Has perdido, nos dices, los folios en los que andabas apuntando lo que nos ibas a decir. Seguro que aparecen por cualquier extraño lugar, pero da igual… Maldiciones en voz alta a partir del golpe de estado callejero que se han montado los fachorros estos días, y reivindicación de la anti-democracia, a la vista de cómo está la supuesta democracia… Alguna vez te lo preguntaron: “¿Es que no eres demócrata?”. “Si tú eres demócrata, yo no lo soy”, respondiste, y la contestación sigue siendo válida ahora, días de banderita y tentetieso… ¿Por qué será que esos símbolos no te han representado nunca, y te sigue dando urticaria su mera cercanía? La bandera republicana también es una bandera, y sin embargo… Entre evocar a Machado y evocar a Fraga creemos que sigue habiendo alguna distancia. Tentación de grito: “¡Por la acracia republicana, ya!”. Muy bien. Respira, toma aire…
Es que ya no estás para estos trotes. Pero da mucha rabia que energúmenos de esa calaña se apropien del lugar de los que no tienen voz publicitada y engrandecida por los medios. Por eso hasta has dejado de ver telediarios, enfangados en cuentas y cuentiñas. Y ya está bien, que tanta atención no se merecen. ¡A otra cosa! A estos días soleados que anticipan los nerviosismos primaverales… A la pólvora descontrolada que ya vuela sobre la ciudad de la que, afortunadamente, huirás en unos días hasta que pase el jolgorio, tan lejos ya del adolescente que esperaba estos días como agua de mayo de libertad vigilada un poco menos de lo habitual, y callejeo en bandadas, entre alcoholes y multitudes. Otro ejemplo de juerga secuestrada por los de siempre, que enredan a los más en sus jilipolleces de reinas de las fiestas, bendiciones y zarandajas… Con los ensotanados bien cerca, no sea que se cuele el diablo, y el azufre de las explosiones se confunda con el de algún infierno provocador y beligerante. Sí, en efecto, alguna vez la calle fue nuestra, y a ratos lo sigue siendo, pero cuesta tanto, tanto…

4 Comments:

Blogger Margot said...

Ayer, antes de ayer, ya no sé si hoy pero seguro que mañana...

"A tu vera, siempre a la verita tuya" por esas calles que siguen siendo nuestras, suyas, de aquél pero no de ellos!

Hasta el gusto por leer periódicos me andan quitando, y ya parecía imposible, pero la bilis es lo que tiene... el reflujo sabe a rayos!

Besossssss ahí andamos, cronopio sin estafa.

5:24 p. m.  
Blogger Liamtxu said...

Si rayuela es una estafa literaria y si la calle va a ser de "los otros" y no de todos, ayer dije que mañana dejo de ser abstemia y me olvido del botellón, y como esta vez necesito el hilo de ariadna hasta para mí, mejor lo dejo aqui, no sin antes olvidarme de que como deciamos ayer, los besos siguen siendo libertarios (hasta que alguien me demuestre lo contrario)

6:55 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Recién regresado, Margotilla, y deseando que hoy sea antes de ayer (porque mañana trabajo), prosigue la secuencia por donde quizás la dejamos... ¡Besos al ataque! (Tararí)

Mejor no perder el hilo, liamtxu, no sea que los minotauros nos expliquen la lección a su manera. Además la abstemia absoluta es un poco aburrida, y el vinillo está bien rico... ¿no? Muchos más besos de esos, sí, y que alguien se atreva a decir algo...

5:57 p. m.  
Blogger xnem said...

no se si es la bandera italiana o francesa, ahora no se.

Crono hay cosita rica en la McR y El Profesor tiene material que te encantará, pasa cuando puedas un ratico.

Luego te leo que me voy a hacer la siesta.

2:59 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home