miércoles, febrero 21, 2007

Veinte años

Viste una representación de Teatro de los Sentidos (“El hilo de Ariadna”) hace casi veinte años, en Madrid. Has vuelto a verlos ahora (“La memoria del vino”) en Valencia. Veinte años condensados en sensaciones y, seguramente, en equilibrio personal. En Madrid los actores os guiaban, os llevaban de un sitio a otro, después de taparos los ojos, y teníais que confiar plenamente, y mantener todos los sentidos dispuestos… Esta otra tarde se trataba de la fiesta, del ritual conjunto, pero también con momentos de oscuridad, de aislamiento, de sentirte solo y “desvalido” ante las sensaciones que se iban desplegando a tu alrededor…
Quizá una metáfora de la continuidad, y del deseo de vida y de comunicación, punzante aún en este mundo de individuos bloque, bien separados uno a uno, con ilusión de independencia, de auto-suficiencia enganchada al falso sustitutivo, al remedo de “comunicación” que mantenemos como espejismo que casi todo lo justifica…
El teatro, este en concreto, como elemento limpiador de mentes y cuerpos embotados. Cuando un actor (mejor una actriz, en tu caso) se acerca a ti y te toca, te conduce, te habla al oído, está cubriendo, probablemente, tu cupo anual de contacto piel a piel con “lo desconocido”: lo próximo, lo que está al alcance de la mano (esa mano que nunca alargamos más allá del territorio de seguridad, por miedo a las inevitables pirañas de mordisco criminal, subrepticio, esperable…). El semejante-enemigo, el que no es yo y no me conoce, de repente (pero no es de repente: esto es teatro) se acerca a ti ingenuamente, sin pretender nada, para jugar, para bailar, para (por ejemplo) pisar uvas con los pies descalzos, metidos en un barreño, junto con otros desconocidos. La actriz al final os limpia los pies uno a uno con un trapo: Jesucristo no sectario que purifica las herramientas sagradas de Dionisos, los pies que nos unen a la tierra, y al vino dador de vida…¡y borrachera!
Cuando regresas al exterior, sois tú y tu doble de hace veinte años los que salís, unidos en una simultaneidad que incluye en su interior el tiempo transcurrido, en un alarde de magias cotidianas y simples: la vida fluyente ha tenido un instante de condensación, de solidificación. Pura esencia de ti destilado, recibes el aire de la noche, eres, existes, juntos a la vez todos los que alguna vez has sido…
Luego será de nuevo la disgregación, al calor de la vida que prosigue, de las hordas de lo real que acecha, con mueca de cazador seguro de su triunfo. Al menos hoy sonríes, recuerdas, vives tu plenitud de yoes reencontrados.
Disfrutas.

9 Comments:

Blogger Liamtxu said...

Yo tambien tengo esa sensación continua, de reencontrarme de repente con mi pasado olvidado, cons sensaciones que creía enterradas. Más ahora, que rompo con todo lo conseguido hasta hoy, y vuelvo a mis orígenes, a esa tierra que me llama a gritos y donde seguramente "me encontrare" con mis yo mismas tantas veces...Besos teatrales.

11:40 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Sensación compartida entonces, aunque en mi caso, me temo, los reencuentros son, efectivamente, teatrales... La vida real resulta algo menos... "enternecedora". Besos para el reencuentro.

1:35 p. m.  
Blogger Liamtxu said...

La vida resulta.....lo que tu quieres que resulte, es solo cuestión de perspectiva.....y de estirar un poquito más la mano, eso si. Besos salénicos (anda que no he sido rebuscada ni nada, ja)

3:39 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

¡Ay, liamtxu, la vida y sus atrevimientos! Libro de escritura morosa y renqueante, al menos para algunos, que arrastramos pies de plomo... Buenísimas salenas siempre...

8:15 a. m.  
Blogger Marga said...

Suelo reencontrarme conmigo misma y la que fui demasiadas veces, ummm inmadurez? jeje.
Las líneas se entrecruzan pero parecen querer devolvernos a nosotros mismos una y otra vez... cuando se disfruta, como tú ese día, es genial!!

Besossssss algo más recuperados, al menos van con "ese" jajajaja

11:43 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Nosotros mismos, Marga, estiraaaaaados sobre el tiempo, comprobando todo lo que puede ceder, albergar, desenmascarar... Bonito ejercicio para entretener las gripes más o menos asesinas...
Más besos terapéuticos.

3:48 p. m.  
Blogger xnem said...

"yoes rencontrados" me gusta.
Si quieres conocer una de mis "batallitas Auster" pasa por casita. Algo así como "tues encontrados" o "el viaje de los otros y el tiempo".

2:30 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Sí, xnem, llega un momento en que parece que nos dedicamos en exclusiva a las batallitas y a los reencuentros...

7:49 p. m.  
Blogger Rain said...

La gestualidad teatral marca los tiempos y el cuerpo escucha...

extraño el teatro...

7:32 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home