martes, octubre 07, 2008

Enrique y la pereza

Transcripción: Martes, 7 de Octubre de 2008

Sí, sí, Enrique Molina: él era. Él era el subeybaja por la barandilla (¿con una bandeja sobre la nariz, repleta de copas vacías, la bandeja, la nariz…?). Él era, muerto de risa y a lágrima pelada, buscando entre las hojas de la libreta que se compró en Hungría…

….¡Enorme mentira! A estas alturas ya sabemos todos que la libreta te la compraste tú, el verano de 1989, ya sabes, aquel año en que los utilitarios de la Alemania del Este huian como conejos a través de la frontera húngara, y todo parecía que iba a cambiar de repente…

…para escribir como dios manda,….

¿Cómo quién? Al final resultará que no nos reconocemos en los que fuimos y escribimos…

…sobre un libro perfecto de inmaculada hoja blanca. Él era, fue y será, sentado en el escalón, mirándose las puntas de sus zapatos nuevos. Aquí de repente, parado, sabiéndose sin duda él. Héctor se le acercará para preguntarle: “¿qué ha sido de ti todo este tiempo?”, y tal vez él no conteste, porque sabe que, en el fondo, nosotros estamos dispuestos a ahorrarle todo ese trabajo.
¿Lo estamos?

Siempre hemos sido así de vagos. Y Enrique, y Héctor, morían de mudeces medio amordazadas por nuestra encantadora desidia de aprendices de viajeros en el tiempo… ¿O es que no resucitamos a Enrique, entonces (¿y ahora?) por pura pereza de inventar algo nuevo? Eso sí, nos encanta pelearnos de a manadas, a nosotros, los que hablamos…

-¿Lo estamos? –nos preguntamos.
-Tal vez: dejémonos analizar la cuestión con calma…
-…aunque nos tememos que es justamente calma lo que nos sobra…
-…pereza congénita… (¿Lo veis, lo veis?).
-…difícil de obviar cuando las respuestas ni siquiera acucian, y es preferible que no duela el nuevo juego, que sepamos mantener la cabeza fría, y la objetividad, y que el deseo no se nos escape por entre los puños de la camisa ajena…
-…ni la palabra se nos desboque o la sensatez nos extravíe en bosques de ardilla traicionera.

8 Comments:

Blogger Margot said...

Qué mala leche se gastan... no te vuelven loco tan puntillosos y descarados ellos?

Y a mí que me apetece una de palabra desbocada y otra de sensatez al garete. Coméntaselo a Enrique, por si colara.

Besos perezosos cual Lemur.

4:45 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

sí, Margot, ya va siendo hora de soltar algún exabrupto... ¡Pero es que me da una pereza...! En fin, habrá que recargar baterías (anti-aéreas?). Besos, perezosos, lentos y... ¡desbocados!

6:31 p. m.  
Blogger Lena said...

Hace una semana,

tuve un incendio en casa.

(de verdad)

Cuando me enfrenté a las llamas,

me hablaron.

(de verdad también)

Días después reflexionaba acerca del fuego,
de sus dos caras,
la que ayuda a la vida, alimenta,
la que destruye, engulle.

Luego pensé: el fuego, como la palabra.

Leer de tu palabra desbocada y del bosque de ardilla traicionera me hizo recordar eso otra vez...

el fuego, como la palabra.

Besos que se portan bien por una vez, que vaya fama me voy a ganar...

(jajaja)

6:59 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Fuego real... eres un pozo de sorpresas, Lena. Pues sí, entre fuegos, ardillas, bosques y traiciones anda la cosa. Y mira, yo, para variar, te envío unos besos de malo de película que ni te imaginas...

5:50 p. m.  
Blogger Lena said...

JAJAJAJA
JAJAJAJA
JAJAJAJA
JAJAJAJA!!!!!!!!!

Bueno, a mí también me gusta la mesa y el vino....el postre pueden ser esos besos...

(fuego, sí...la boca del lobo está en mi cocina...si ves las fotos te caes)

jajajajajaja

Voy a tener que ir para allá!!!

jajajajaja

6:25 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Te espero Lena, te espero... Podemos hasta preparar un anuncio de prevención de incendios... O de provocación de incendios, según nos dé. Besos incendiarios.

6:42 p. m.  
Blogger Lena said...

(jajajajajajaja)

Lástima que por lluvia,

cortaran la vía.

jajajajajajajaj

Ya.


Seria.

jajajaja!

9:03 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

¿Seria? Qué pena, lena... La risa tantas veces lo es todo... ¡Riamos, pues!

9:26 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home