viernes, mayo 18, 2007

Vida cotidiana

Viernes, 18 de Mayo

Se te han acabado las reservas de escritos. No tienes más remedio que llamarnos (sabes que, algo cansados de tus continuos desplantes, andamos últimamente a la nuestra, sin hacerte ningún caso), porque no quieres que pase más de una semana sin post nuevo. Habías hasta pensado en prescindir de nosotros, armarte de un contundente Yo-Primera persona-Aquí me tenéis, desde el que, incluso, vapulearnos recurriendo al Vosotros facilón, al Por fin solo y a otras ingratitudes sin duda desproporcionadas. Pero al final te lo piensas mejor, ejecutas el ceremonial completo, fijas atentamente tu mirada en la nuestra, al otro lado de la pantalla, o a este, o vete tú a saber dónde, y nos aseguras que estás en ese periodo del año en el que la inercia es aún más dura si cabe. Te arrastras, nos dices, de una actividad a otra, únicamente porque sí, deseando sin más que se acabe el ciclo, que llegue el veranito, que el borrador mental actúe de nuevo, y nos quedemos todos a cero, inmersos en los viajes por venir y en las perezas sin cuento.
Pero aún queda más de mes y medio. Son las ocho y cuarto. Estás en tu estudio. Empieza a hacer calor, aunque todavía es bastante soportable. Te esperan cuatro clases seguiditas (los viernes son como la puntilla…). A estas alturas, ya sabes que, otro año más, no ha habido ningún milagro, y apenas mínimas satisfacciones. Como siempre, el desengaño: la sensación de haber estado golpeando con la cabeza a la pared, a ver cuál de las dos es más dura. La pared: futuros ciudadanos que pasarán a integrar, en su furibunda adultez, las filas de la barbarie, inmunes a cualquier contagio civilizador. Hoy, cuando llegues, los efluvios primaverales inundarán aulas y pasillos, cuyos (homenaje a un elemento lingüístico a extinguir: ¡”cuyos”, has dicho “cuyos”!) suelos bien barnizados de papeles, chicles esperando zapato redentor, restos o bolsas enteras de porquerías sintéticas más o menos digeribles y/o digeridas, bocadillos en diversos estados de descomposición, y otras muestras variadas de arte povera no racionalizado, te recordarán que sí, que no te has equivocado, que este es tu lugar de trabajo. Ya apenas intentarás poner algo de orden. Verás circular a tus compañeros, indiferentes a griteríos, exhibiciones de adolescencia incontrolada, olores y suciedad. Dejarás pasar el día procurando no envenenarte más el alma, el espíritu, la perola pensante a pesar tuyo, las esperanzas andrajosas que aún habitan, en algún rinconcito palpitante de tu ser, ya casi la nada, y que le vayan dando a Heiddeger…
Acabará la mañana, volverás a casa. Hoy irás al teatro, verás a los otros jóvenes, los que sí, los que no se están dejando arrastrar por la feliz corriente de subnormalidad militante… En la sala de Los Manantiales (a estas alturas ya deberían saber, nos dices: tu sala alternativa favorita), cincuenta personas: medicina contra el cansancio, contra la desilusión. Proyectos nuevos. La pared se irá abollando y (conmovedora cita de pasados trasnochados, de ingenuidades mantenidas a golpe de voluntad, cabeceadora permanente de muros que ni se inmutan, los tíos…)…. “si estirem tots…”

8 Comments:

Blogger Margot said...

Siempre son pocos pero no precisamente cobardes... y tal vez ya con eso baste.

Y a los recuentos, los calores y/o sudores... que los den!!!

(Y una pancarta pasa: ni una semana sin post!!)

(Y un coro griego: ha dicho "cuyos", ha dicho "cuyos"!)

Besossssss de paredes que resisten, aun abolladas... y apretaditos a pesar del calor!

11:47 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Sudorosas tardes, Margot, desde la libertad de un por fin viernes... Para tu información, la pared ha cedido medio milímetro más... ¡Antes de mil años la tiro, prometo! Besos con chichonera,

6:16 p. m.  
Blogger Reaño said...

siempre, camarada, en todas las luchas, en los trabajos y los días, se puede invocar, certeramente, a la página en blanco.
Un abrazo

5:45 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Invoquemos, pues, resistiendo la tentadora sugestión del silencio... Abrazo de boca bien abierta...

7:58 a. m.  
Blogger Liamtxu said...

Mis multitudes tambien estan en pie de guerra últimamente, eso sí, siguen creyendo en milagros, quizá ahora no lo parezca, pero quién sabe donde iran cayendo las palabras, y en que momento pueden salir de donde se esconden. y creeme, este año, nadie más que yo espera esas "vacaciones de verano" y mi huida hacia adelante, mi nuevo destino. Besos de meta final

12:29 p. m.  
Blogger Isa said...

Una hoja en blanco, una tropa de furibunda adultez y el calor son una mezcla peligrosa que podrían conducir a la afasia. Afortunadamente veo que sabes abollar paredes con maestría y ...'ella caerá'
Saludos y un placer leerte en la cotidianeidad de los días.

12:44 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Hacia el verano, liamtxu, con todas las fuerzas puestas... ¡Por allí nos vemos! Besos en avance imparable.

En pleno proceso abollador, Isa. Hoy, justamente, le explicaba a un representante sindical por qué estaba harto de defender las causas públicas que deberían defender los "ciudadanos" afectados. En fin, esfuerzos que llevan a pocos sitios. Pero caerá, vaya que si caerá. Saludos y tirones...

7:10 p. m.  
Blogger Rain said...

Ea, cronopio, que hay paredes endebles, que se resquebrajan porque es más fuerte el material subjetivo, esa unión de moléculas con su propia música...

(esta cuestuión de los comentarios recíprocos se pierde con el tiempo...las palabras afectuosas también..., ah, que así es todo...)

6:26 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home