miércoles, octubre 17, 2007

Hispanidades

…"¡Corre, corre, que se te escapa!” Este es al menos el cuarto principio que nos sugieres esta mañana… ¡Ni siquiera nos has dejado poner la fecha! Así que espera un momento…
Martes, 16 de Octubre
…Ahora sí… Vale, de acuerdo, la idea es buena. Se te ocurrió el domingo, cuando saliste a reparar las urgencias del jardín. Cortaste una hoja de la palmera, que se había enredado con el ramón cargado de dátiles vanos (las palmeras, como os explicaron en el Oasis de Túnez -¿cómo narices se llamaba el oasis?, no tienes ganas de ir a buscarlo…- han de ser fecundadas… -ni ganas ni tiempo, ni capacidad cerebral para tanta acumulación), la troceaste con cuidado para depositarla civilizadamente en el rincón donde una vez a la semana se recogen los restos de “verde”, y te dispusiste a recortar la “banderita española” que, buscando luz, había invadido la acera exterior de tu casa… Coño (la interjección, en este caso, es fundamental, y ha de ser precisamente esta), te dijiste… ¡Banderita española! Si hasta parece un chiste del Wyoming: ¡estabas recortando la “banderita española” (supongo que la planta es conocida: trepadora con florecitas de colores de tonos amarillentos y rojizos… por si acaso luego, cuando haya luz, saldrás a hacerle una foto - y, en efecto, saliste a hacerle una foto, y hoy, miércoles 17, estabas dispuesto a publicarla con el texto, pero la maquinita no se deja, y será cuestión de cerrar el paréntesis...)!. Pena que no se te hubiera ocurrido el día 12. Como “gesto por la bandera” y por ¡Españñña! hubiera quedado de lo más apropiado. (El ordenador se resiste a aceptarme tanta “ñ”, ¡también él!).
Decidiste que nos hablarías sobre eso, y esta mañana te levantaste con el ímpetu necesario para hacerlo. Son las nueve menos cuarto. Has desayunado, has fregado los cacharros, has preparado unas judías verdes para la comida del mediodía, te has duchado, te has afeitado… Le has estado dando vueltas a la cabezota todo ese rato, y has pensado justamente en la Hispanidad, en las hispanidades… Te han comenzado a asaltar imágenes de todo tipo… Tamales y arepas, mates bien cebados, casitas coloniales de colores vivos en Oaxaca o en Cartagena, Boca que se cae a pedazos apenas rondado por turistas de tango plastificado, la tumba de Cortázar que fuiste incapaz de encontrar en París, el estrépito de las paredes del Perito Moreno desmoronándose, indios de Palenque que venden figuritas (casi de playmobil) del Subcomandante Marcos, un róbalo espectacular en un restaurantito allí mismo, casi tan espectacular como las propias ruinas, el barrio de Palermo en Buenos Aires y la inmensidad de puestecitos ambulantes en las proximidades del Zócalo del DF, que ahora han hecho desaparecer (no la banderota del propio Zócalo, claro, esa está hecha para perdurar, por la madre de la chingada…), y gente, gente, gente… Gente que se arrastra sin un peso, sin un sol, sin medio dólar… Gente perezosa bajo soles de castigo, camisa húmeda, sudor a chorros por tu frente de casi gringo blanquecito entre tanto moreno… Gente también que presume de auto, y que os riñe a los españolazos por fumar tanto (y eso que tú ya no fumas… ¡no nos habías contado aún que en Colombia apenas fuma nadie…!), y que se deleita, en la madre patria, con su lista de programas más vistos en TV (que nadie se pierda, por favor, “Escenas de matrimonio”, casi cinco millones de espectadores: un retrato perfecto de qué mierda es esta de la concha de tu madre-patria: a su lado las pelis de Esteso y Landa son obras de arte dignas de ciclo en la Filmoteca).
Tu acumulación llegaba hasta el infinito, agujero de Aleph donde todas las imágenes se superponían y eran una misma. Al final, tras la lista enorme del Todo, condensado en páginas y páginas de enumeración apenas balbuceada, aparecían ellos. El Gran Inquisidor, con su otra lista, la de los Mártires de la Cruzada Contra Los Rojos a los que hay que beatificar en Roma con todo rumbo y esplendor. Esa ceremonia de la concordia que no ha de molestar a nadie, igual que el futuro templo a ellos, los insignes Mártires, dedicado en Valencia, aprovechando las naves industriales protegidas cedidas gozosamente por las autoridades locales, que ya se han cargado con las obras de un campanario imposible a la vez que im-pres-cin-di-ble. Porque ahí culmina, sin duda, la Hispanidad: en ese enjambre de curazos, obispazos y cardenalazos protectores de nuestra moral y de nuestra historia, que jamás permitirán que se rehabilite la memoria de, por ejemplo, los maestros de la República fusilados, exiliados, torturados, degradados y enterrados en cunetas, porque eso es “reabrir heridas que a nadie interesan”, pero que no perdonan ni uno de sus innúmeros convites con chocolatito caliente, dulces de monja y violación de jovencito o jovencita, a ser posible indígena, como postre en la intimidad…
¡Viva la Virgen del Pilar, coño!
(Creemos que continuará)

6 Comments:

Blogger Margot said...

Plas, plas, plas!!! Coño!!!

Sí, y el Mayor Oreja hablando de placidez en esos tiempos... no da risa? remueves un poco y sale lo que tiene que salir, como Escenas de Matrimonio, sí, y curas y monjitas beatificados y las banderitas y las vírgenes y los megamonumentos y la madre que los parió a todos, lástima de piernas que no se cerraron y... (ya, me callo que me enciendo y te cierran el chiringo, jeje)

A dios rogando y con el badajo dando... ays, asín!

Que continúe, please. Me encantas cuando te pones cañero (otra ÑÑÑ), sí!

11:21 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Más o menos así, me sentía yo, Marga... Tendrá que continuar, porque es que no nos dejan en paz... Besos cañeros

3:26 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS said...

Hay tanta hipocresía, que el mundo parece muchas veces quedarse parado... pero tu mirada me recuerda que sigue moviéndose, y que tú eres la puta revolución que hacía falta en estos días tan vacíos y llenos de estupideces ajenas...
Una maravilla, lo de revelarse de esta manera, y saber además tener las palabras justas...
Un besazo, y enhorabuena por el texto... todo el mundo debería tener esa vena que tienes tú....

11:03 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Gracias por tus comentarios, delirium, animan a seguir diciendo burradas contra todos estos elementos... Un beso

6:09 p. m.  
Blogger cacho de pan said...

sólo decirte que hace una semana, y por tercera vez, intenté encontrar la tumba de cortázar vanamente...pero fue divertido.

2:10 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Sí, Cacho de pan, pero en cambio, hace poco, leí a alguien, no recuerdo a quién, que la había encontrado "fácilmente siguiendo las indicaciones"... ¡No lo entiendo! Yo di más vueltas que un tonto... Pero el cementerio es una delicia... Un abrazo.

5:54 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home