miércoles, septiembre 12, 2007

Verano y 4

Miércoles, 12 de Septiembre
Aún no te has animado del todo a hablar (como sabes que debes) de las colombias agosteñas, y aquí nos tienes, con la última entrega de Julio entre los dedos. Vago y revago, con el curso que comienza y la pereza sin espantar… ¡Socorro!

Lunes, 30 de Julio
Desde luego, tenemos que mirar la fecha en el periódico para saber a qué día estamos. Aparte de todo, es evidente que el calor nos reblandece las meninges, ya de por sí predispuestas a fofeces ocasionales. Justo castigo para todos los lugareños que se quejaban de que el verano no parecía verano, con ese fresquito delicioso que tú disfrutabas como de puntillas, sin aspavientos, no fuera que… Y fue, fue. Cuarenta graditos, ventilador a marchas forzadas, y toda la familia (ya vinieron los que faltaban) apelotonada en la única sala en la que hay aire acondicionado.
Todavía te alimenta la dosis de Mérida, Los Persas, de Esquilo, por Calixto Bieito, en el Teatro Romano, el jueves pasado. Actores-músicos, Natalia Dicenta atreviéndose con Janis Joplin (que ya es atreverse) y saliendo bastante bien parada, coches destrozados se diría que a bomba limpia ocupando el escenario cubierto de arena, con un autobús militar por encima de ellos, banderas españolas por todos sitios y retrato casi naturalista de “nuestros” soldados en misiones de paz. Uno de ellos hace un recorrido completo por todos los videojuegos de guerra para llegar a la conclusión de que molan más que la guerra de verdad, justo antes de que otro describa con todo detalle la carnicería posterior a un bombardeo yanki (imprescindible la referencia explícita a Apocalipsis Now y a Brando). Algo antes, uno de los soldados tiene una fantasía erótica con Elsa Pataky y Penélope Cruz (no le voy a alabar el gusto, por cierto) en la que acaba con una banderita como taparrabos (la obra, por cierto, empieza con el himno de la legión cantado a coro por los actores, y hasta suena bien el jodido…), y es entonces cuando justo a vuestra derecha saltan los primeros exabruptos: “Payasos”, “Fuera”… Mira que bien, te dijiste, tenemos bronca… Les sugerís que se queden calladitos o que se vayan si no les gusta… “Es que hemos pagado y tenemos derecho…”, os sueltan. “Pues nosotros también hemos pagado, y nos gusta, y tenemos derecho a ver tranquilos la representación..”, les contestamos. A partir de ahí, mantienen más o menos la calma, con alguna salida de tono. Al final intentan montar más bronca, pero los que estamos alrededor les fastidiamos la fiesta y los mandamos a paseo. Selección de algunos de sus gritos de guerra: Demagogia, Esquilo, Esquilo, Qué fácil es esto, El teatro clásico sí que es difícil…
Tuvisteis, por supuesto, tema de conversación para un buen rato. En nuestra sociedad de la información, por ejemplo, es absolutamente inverosímil que nadie vaya al teatro sin saber lo que va a ver. Y si eso sucediera, el humilde silencio, rabo avergonzado entre las piernas, es la única salida digna ante la propia ignorancia. Que un ceporro que ni siquiera sabe donde se ha metido se atreva a molestar al resto del público, y a insultar gratuitamente a unos artistas que están haciendo su trabajo es el colmo de la soberbia bien pensante. Parece ser que esa minoría de voz en grito (y no estás pensando ahora solo en los protagonistas de este episodio concreto) necesita subrayar y alimentar su esencia de mártir, acumular méritos de sufrimiento por la patria y la verdad, para sentirse a gusto y útil: “¡nosotros defendimos las esencias frente a los rojos laicos y maricones!”, insignias que prender de la solapa y moratones en permanente servicio a sus dioses, lectores irredentos de dramas clásicos, por lo visto, en griego antiguo, además, y en verso.
En fin, razones para molestarse tenían: el padre de la protagonista (la soldado Jerjes), Darío, maquinista de ferrocarril y sufrido hincha del Atleti, recibe en una bolsa los restos de su hija, que por supuesto no son los restos de su hija, sino los primeros que los “expertos” han encontrado por allí… Eso nos suena bastante, diríamos… La versión rock del himno de España limpia el escenario de banderas, y tú te quedas con la sensación de que no ha hecho falta limpiarse el culo con ellas para que las cosas queden bien claras. La patria se lleva “en misión de paz” a unos cuantos descerebrados que, después de todo, son tus alumnos con “necesidades educativas especiales”, que ni con programas de diversificación casi individualizados han conseguido sacarse el titulillo de la ESO. La patria, como dice uno de los personajes, es el pretexto perfecto para llevar a cabo de modo legal todas las salvajadas que en la vida “civil” son ilegales… Demagogia, pero de la buena, sí señor.

8 Comments:

Blogger Común said...

Hola!!!!!!!

Si no paso a saludarte, te olvidas de mí, pero como veras, estas siempre en mi corazón.

Un besote y abrazo de oso.

12:56 a. m.  
Blogger Margot said...

Uffff pues no sé por dónde empezar, se lo han currado tus cronos... finta, dentro de una finta, dentro de otra finta y... ufff, pues eso!

Pues que yo debería haber visto esa obra, cachis!!

Y mañana ya no sabré qué fecha es... de ahí debe venir la dispersión de hoy, digo, no sé... jajaja.

Besote de calamar, tinta incluida!

12:15 p. m.  
Blogger Isa S.B said...

O una forma más 'humanizada' de de selección natural, la patria omás bien la guerra o ambas.
Se nota que los cronopios se han preparado para el curso entrante, un placer, como de costumbre.
Saludos.

1:43 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Tienes razón, Común, de siempre he sido muy poco detallista con los amigos... Aunque eso no significa que los olvide, ni que te olvide a ti. Disculpotas y abrazotes, siempre necesarios, a pesar de las perezas...

¡Boxeadores, parecen boxeadores, Margotilla! Y sí, la obra vale la pena... Es difícil ser Bieito en los tiempos que corren, y no caer en la tontería autosatisfecha... ¡Hay que verlo, mientras dure! (Me temo que no queda demasiado...). Besos duneros...

"Selección natural" es lo que se me viene encima con el curso que empieza... Son sólo los preámbulos, y ya estoy cansado (y en baja forma: no me creo nada...). Saludillos.

3:54 p. m.  
Blogger MaleNa - La Porteña said...

Tu texto me llevo por caminos diferentes, me enrosco.
Será tan asi, podremos seguir.
Recorde las Mamushkas rusas, una dentro de otra, de otra, de otra.

Besos fractales. :****

2:54 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

y así seguiremos, descubriendo mamuschkas cada vez más pequeña, hasta alcanzar la mamuchka infinitesimal. Allí nos iremos encontrando, bien felices, espero... Enormes besos de mamuschka inicial...

4:19 p. m.  
Blogger Reaño said...

uf camarada!
Uf!

y sí, con vuestro final de texto: "Mi patria es mi infancia, decía Rilke", lo demás demagogias e ideologías sin vida...

1:33 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Efectivamente, Reaño... Así que vivamos en esta permanente simpatria de los... ¿Sueños? Un abrazo.

9:57 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home