viernes, junio 29, 2007

Fin de curso

Miércoles, 20 de junio
Te has bajado con los alumnos de bachillerato a la biblioteca, que se está más fresquito. Preparan su cena de despedida: panceta, chorizos, patatas fritas… Días muertos, con las notas ya puestas y la Piscina Municipal abierta… ¡Vaya desperdicio! La muestra evidente de que ya hace tiempo que dejaste de ser profesor de Lengua…

Jueves, 21 de Junio
…Eres cuidador de adolescentes, futuros consumidores de vacíos de colorines y nadas deliciosamente empaquetadas.
Esto último lo escribes bajo el influjo de un trabajo que acabas de leer sobre las campañas de “solidaridad empresarial”. Aquello de “El 1% de tus compras se destinará a combatir el sida en África”. Marketing puro y disfraz que bloquea la verdadera solución: política. Pero el consumo hace tiempo también que se adueñó del espacio social. Apenas quedan residuos irrelevantes de crítica y discusión… Así que: ¡ponga un negrito en su vida! Qué bonito, ver escapar la lagrimilla mejilla abajo, y poder sentirse tan, pero tan bueno…

Desde el lado oscuro, la culpa
bucea
y descubre paisajes quizás olvidados
de deslumbrante y furibunda
ruindad…”¿moral?”…
¿Es ese el adjetivo adecuado
para describir
la pulsión de asco en el pecho,
la sensación de ser mierda ambulante
con un lacito en las trenzas
inocentes
de cada posible justificación?

Saberse enfermo, a fin de cuentas,
ampara debilidades asumidas
como algo inevitable. Estar convencido
de estar enfermo.
De ser un enfermo
de infancias atascadas
en los retretes de la memoria
atiborrada de excusas.
Y ni siquiera un infierno
para arder en condiciones,
borrado de un plumazo el dios
y su comitiva fúnebre de santos pecadores
redimidos.

4 Comments:

Blogger Reaño said...

Donde firmo para empezar la petición de aplaudirte?
Creo que vamos en sintonía, camarada, algo así andaba escribiendo yo...

8:47 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

La pena, reaño, es que las sintonías, tantas veces, no puedan ser universales...
Un abrazo

10:59 a. m.  
Blogger Margot said...

Pues yo pensaba lo mismo que Reaño, y ese pensamiento enlaza con mi post, una mirada recíproca al leer y escribir. Y escribir desde la garganta...

Te puedo aplaudir hoy?

La garantía del consumidor es la fecha de caducidad de nuestro asco, o parecido, se me ocurre...

Un besote de los gordos, desde la isla que a veces no es tal si te leo.

11:48 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

De islita a islita sobrevivimos... Vosotros sois también mi Isla a mediodía, desde donde veré caer el avión en que viajo... ¡Ay, Cortázar! Besazos isleños, por supuesto.

5:35 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home