martes, febrero 10, 2009

Otro panfleto ingenuo

Los llamados tiempos de crisis, piensas, son un encanto. De repente, todos los adalides de “el mundo está bien hecho” (mil perdones, don Jorge, por usar tantas veces sus versos en vano) adoptan su gesto más adusto y circunspecto para emitir el certero veredicto y advertirnos de la llegada del caos y el crujir de dientes para el que “todos debemos prepararnos”. Y tú te dices sin asomo de crujimientos y afilando incisivos: “Que se vayan a la mierda de la que, por cierto, proceden” (certificación inequívoca de origen).
No hay crisis, nos dices, ya sabemos, hay simples consecuencias del atraco, el embuste, el culto a la apariencia, el gran trampantojo en que nos han convertido el mundo y la existencia, con nuestra inestimable colaboración y genuina potencia destructora. El parque temático total del consumo miquimaus ha agotado sus posibilidades: rodeado de miseria, el primer mundo se enfrenta al desastre bien pertrechado de centros comerciales y de armatostes tecnológicos con los que degustar con finura de conaisseur cada detalle del infierno. Yo y mi coche, yo y mi hipoteca, yo y mi black berry, yo y mi Wii. Vaciados de todo contenido inteligente, el cine, la televisión, la literatura, las webs, se miran el ombligo satisfechos de sí mismos y de su uymiraquéredondoes… ¿Crisis? ¡Que echen a los extranjeros! ¿Crisis?
La verdadera crisis empezó cuando parimos a los energúmenos que, por ejemplo, destrozan las ciudades y las empuercan con todos los restos de su consumo gilipollas. Aprendices de lo que nuestras refulgentes sociedades “libres” valoran: el yo despreocupado e irresponsable. Porque en Cuba no hay “libertad” (¡obligados a utilizar las comillas para no acabar de destrozar el venerable vocablo!), no señor, ni en Venezuela, ni en China, que son toditos iguales y todito nos lo copian. Los verdaderamente “libres” y originales somos nosotros, que meamos donde nos da la gana y metemos nuestro, nuestro, nuestro coche por el culo de cualquiera que se atreva a decirnos que somos incultos, zafios, degenerados, chulos uniformados con el mismo disfraz: el de la autosatisfacción y la ignorancia más zombi y desfachatada que los tiempos se atrevieron jamás a alimentar…
Bienvenida sea la crisis. A ver si se va todo a tomar viento y empezamos de nuevo, y producimos lo que necesitamos y no semejantes estupideces, y volvemos a inventar lo colectivo (¡comunista, comunista!, tu tan querido grito de guerra…) que, a fin de cuentas, ha sido siempre lo que nos ha sostenido como especie. ¿Qué tal si empezamos nacionalizando la Banca (si Zapatero hace eso, y si rompe los acuerdos con el Vaticano, juro que le voto, aunque las arcadas me hagan vomitar hasta la primera papilla…), después de encerrar a todos los prohombres que se han enriquecido, precisamente, a costa de la miseria universal? Tampoco vendrían mal unos cuantos cursos de reeducación ciudadana. Responsabilidad individual. Eliminación de lo accesorio. Igualdad en las condiciones y racionalización de la producción mundial. La técnica lo permite. La explotación indiscriminada de los recursos en beneficio de unos pocos lo sigue impidiendo.
Después de este hermoso discursito, te quedas tan ancho, relamiéndote todavía con el recuerdo de la calçotada del fin de semana y del arrocito en Peñíscola: dispendios estos sí imprescindibles para mantener el equilibrio mental. ¡Que vivan todos los placeres de la carne! Y muerte al capital, faltaría más.

9 Comments:

Blogger Margot said...

Jajajaja ou yeah!!!

Que te puedo decir si me has quitado las palabras de la boca? Tal vez yo hubiera soltado algún taco (ese a tomar vientos, por ejemplo, que intuí antes de terminar pero con una ligera variante, más macarra y porculera, jeje).

Que viva la ingenuidad y esta cara de pasmo, de mala leche, que se me ha quedado como gesto desde que escucho hablar a nuestros próceres de la cacareada crísis... co,co, co, cocorico!

Besos de corral.

1:36 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Debo decirte que tu variante fue la primera que puse, pero me dio un arrebato de finura estilística... En fin... ¡Contaba con tu aquiescencia (vaya palabro)!¡Que cacareen ellos! Besos ponedores.

2:08 p. m.  
Blogger lana said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

5:00 a. m.  
Blogger lana said...

perdón...de este lado de la crisis es madrugada...eliminé sin querer mi comentario porque el cansancio me puede...allí en el primer mundo la crisis resuena...aquí en el tercer culo del mundo explota...consecuencias del "atracón" que le dicen...
Besos para Ud., no diría tercermundistas, pero casi...

5:09 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

¡Adoro los besos "tercermundistas"! Al meos, por allá las cosas siguen siendo tan tangibles como la realidad, dura y perceptible... Por acá los idiotas se regodean en su propia estupidez, y ponen cara de sufrimiento estreñido... Gracias por tu visita, y besos de media tarde...

5:09 p. m.  
Blogger aroma said...

tengo a la mitad de mis amigos vagando por el primer mundo...en general la tele de plasma se consigue más fácil allí que aquí....en fin...crisis: tiempo de consumo con medida hasta que la mano misteriosa de vuelta la jugada y volvamos a consumir sin medida...

7:06 p. m.  
Blogger Gomez Eduardo Martín said...

Buenas Salenas cronopio, cronopio.

1:59 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Eso es lo malo, aroma, que al final todo vuelve al mismo lugar... de mierda. Ojalá popdamos darle la vuelta alguna vez...

7:29 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Saludos, Eduardo, debidamente cumplimetados por este fama de gusrdia...

7:30 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home