viernes, enero 30, 2009

Ejercicio de estilo

Últimamente, estás muy ocupado, con actividades como este curso de “Escritura Teatral”. He aquí un ejemplo. Una escena “a la manera de Koltés”. Es sólo un juego inocente…

(En la sacristía. Oscuro. Se oye un ruido. Se enciende una luz. En escena, el joven botellonero, pantalones caídos, piercing, etc. Y la beata, que es la que acaba de encender la luz: enlutada, el pelo cubierto por un velo, más de sesenta…)

BEATA: ¿Quién va, qué son esos ruidos?
JOVEN: Soy yo doña Reme. Alex, el de la María. Vengo a que me dé un par de litronas de vino de misa. Estamos allí, en la trasera de la Pilar, y lo necesitamos p’al calimocho. Están p’allá tos alborotaos, berreando y secos. La mierda de la Pilar ya se ha quejado de la hoguera…
BEATA: Pero, ¿a quién se le ha ocurrido semejante barbaridad? Seguro que andan por allí esos forasteros que os tienen el seso sorbido… ¿Te mandan ellos?
JOVEN: Quiero el vino de misa. Y no vendría mal alguna hostia pa’ picar.
BEATA: Seguro que son ellos, sí… Todo iba bien en el pueblo hasta que llegaron ellos, con sus coches, su música… Mira, el señor cura está a punto de llegar, y no querría que te encontrara aquí diciendo barbaridades… Después de todo, mi nieto y tú sois amigos… Seguro que mi Joaquín anda por allí también…
JOVEN: Que si anda… Borrachuzo como una col y berreando como el que más… Hasta ha tirado un par de piedras al tejado de la Pilar… y va a ser peor si no se da prisa… Allí quedaban todos gritando: “¡No hay cojones, no hay cojones…!
BEATA: Vosotros no erais así antes… Anda, hazme caso… Vamos afuera, te sientas un momento, que te dé el aire… Luego vamos a por el Joaquín y os vais a casa…. Mañana será otro día.
JOVEN: Dicen que el vino de misa está de puta madre… Lo dice el Sadam, que de esto sabe un rato… Así que, que si el vino del pueblo es una mierda, que si en las tiendas va muy caro… Total que nos hemos dicho, ¡vamos a probar el vinacho ese! Lo echamos a suertes y me tocó a mí… Y aquí estoy… Y no me voy a ir sin el puto vino de misa.
BEATA: No sé por qué os empeñáis en hablar tan mal, vosotros que tenéis estudios, que no os ha faltado de nada… Si quisierais, podríais llegar a ser cualquier cosa… médicos, abogados, profesores…
JOVEN: Toda esa mierda no sirve para nada.
BEATA: Cuando yo era joven las cosas no eran así… Hacíamos nuestras travesuras, claro, pero había un respeto… Yo ahora debería llamar al señor cura, y si no fuera porque eres quien eres, iríamos a llamar a la guardia civil… Pero tú eres como de la familia, y al señor cura no hace falta decirle nada… pero está a punto de llegar…
JOVEN: Doña Reme, he venido a por el vino y no me voy a ir sin él. Si no, van a creer que no tengo huevos…
BEATA: Pero yo no te lo puedo dar… Eso es cosa del cura… Además con lo atareado que está, en plena Semana Santa… ¿Tú sabes que esta noche se vela el Monumento? Hay gente toda la noche, entrando y saliendo… ¿Vas a armar un escándalo? Anda, sé razonable, vamos fuera, vamos a por el Joaquín…
JOVEN: Eso no puede ser, doña Reme. Mis colegas están ahí fuera, y no se irán sin el vino… Lo raro es que no estén berreando, o que no hayan entrado a la iglesia a liarse unos petas…
BEATA: Entonces sí que tendríamos que llamar a la guardia civil… ¡No se puede ser tan salvaje!
JOVEN: ¡Lo que no se puede ser es tan hipócrita, ni tan cagao! Los colegas quieren calimocho beato y tendrán su calimocho beato, y me lo va a dar usted o me lo va a dar el cura, a mí me da igual, pero se está haciendo tarde, y si no hay calimocho tendremos que quemar la casa de la Pilar pa’ calentarnos… ¡Menudos son el Sadam y sus coleguis!
BEATA: Vale, vale, tranquilo… Esperaremos al cura y veremos que se puede hacer… Yo tengo tanto qué hacer, también… Estoy agotada, y todavía no he preparado las andas de Nuestro Señor…
JOVEN: Cinco minutos. Espero cinco minutos. Y por mí no se preocupe, vaya, vaya con sus beaterías, haga lo que quiera. Cada uno se divierte como puede…
BEATA: ¿Tú crees que esto es diversión? ¡Jesucristo sufrió por todos nosotros, por ti también, hijo!
JOVEN: Que sí, doña Reme, que sí, lo que usted quiera.
BEATA: Pero con lo guapos y lo listos que sois… ¿por qué os empeñáis en estropearos la vida? Anda, ven, sal a mirar el Monumento…
JOVEN: No puedo, doña Reme, me dan urticaria las beatas. No soporto ver a más de una a la vez.
BEATA: Anda, no digas tonterías… vamos fuera…
JOVEN: Ya saldré después… ¡con el vino!
BEATA: ¡Está todo tan bonito, y hace una noche tan buena! La procesión del silencio es preciosa, todo el pueblo detrás de Nuestra Señora, y es tan sobrecogedor… Pero da mucho trabajo, y yo lo tengo todo por hacer, y el cura está por llegar… Nos vais a dar un disgusto a todos… Y mi Joaquín… Si tú no vienes voy a ir yo a por mi Joaquín, y lo voy a llevar a casa, y…
JOVEN: Y yo no me iré sin mi vino… Usted verá cuanto silencio quiere que haya en esa procesión…
BEATA: Está bien. Voy a buscar al cura… Ya te arreglarás con él…

(Sale)

12 Comments:

Blogger aroma said...

las vueltas de la vida...las intrincadas y azarosas (o no tan..)vueltas de la vida...el personaje de Bernard-Marie Koltés, Roberto Zucco, un apuesto asesino en serie...escupe como mejor le sale: "hay que dejar de enseñar palabras y ampliar los cementerios..."
¿Puedes creerlo?...
En cuanto al texto que has escrito, ha sido por demás disfrutable, ni que decir que me encanta leerte...

4:01 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Gracias aroma... ¡Y sigamos ampliando los cementerios! Me encanta ver que Koltés sigue vivo...

4:06 p. m.  
Blogger Laluz said...

Me parece que debe ser dificilísimo escribir en estilo teatral, sin embargo me enganché enseguida con este! Congratulations!

5:25 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Gracias, laluz. ¡Nohay nada como los enganches! Besos.

4:11 p. m.  
Blogger Margot said...

Vaya, vaya tus juegos inocentes... jeje.

Muy bueno, Cronopio, muy bueno! Y como desconozco la manera de Koltés (ya sabes, el analfabetismo teatral, ays) me quedo con la "manera de Cronopio".

Besos!

10:29 a. m.  
Blogger Isa SB said...

Me gustan esos juegos inocentes tuyos que nos devuelven aires de teatro, de teatro contemporáneo a la manera de Koltés. (Sobre todo después de decepcionarme tanto con un Descartes-Flotats en escena).
Un abrazo.

5:25 p. m.  
Blogger karina said...

Gran escena cronopio!
Aplausos...
Amo a Koltés
Saludos veraniegos

11:19 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

Margot, inocentes del todo, ya sabes... Me encanta que te gusten mis jugueteos... ¿Una copita, con algo de picar? Besos sin acritú

10:27 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Bueno, Isa, a Flotats hay que perdonarle algunas (a veces demasiadas) cosas... Yo hace tiempo que no lo veo... Abrazos

10:28 a. m.  
Blogger cronopio44 said...

Gracias Karina... Es un buen amor ese... ¡Besos invernales!

10:30 a. m.  
Blogger Allá said...

siempre hay que confiar en las monjas...
je
buenisimo

3:31 p. m.  
Blogger cronopio44 said...

desde luego, Allá... Sobre todo por el "je"... Gracias por tu visita, y saludos.

6:01 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home